sábado, mayo 02, 2009


El virus de los mails de influencia


“la definición más elemental de ideología es probablemente la tan conocida frase de El capital de Marx: “Sie wissen das nicht, aber sie tun es” – “Ellos no lo saben, pero lo hacen”. El concepto mismo de ideología implica una especie de naïveté básica y constitutiva: el falso reconocimiento de sus propios presupuestos, de sus propias condiciones efectivas, una distancia, una divergencia entre la llamada realidad social y nuestra representación distorsionada, nuestra falsa conciencia de ella.” Slavoj Žižek. El sublime objeto de la ideología.


Una pregunta ronda mi mente ¿Usar o no usar cubre-bocas? De alguna manera cuando decido usarlos no dejo de verme desde las alturas superyóicas dicendo “¿A poco te crees que es cierto lo de la influenza porcina o gripe tipo A H1N1?” Lo ha llamado poderosamente la atención estos días de encierro y vacaciones obligadas (que no son vacaciones) es como la lucha es en contra de ser influenciables. Como el sentir que somos manejados como borregos y su posterior defensa hace que solo nos revolquemos en nuestro propio fango. Me refiero a las teorías de conspiración que circulan en Internet. Algo interesante son las buenas intenciones y consideraciones de los que generan estas versiones.


En una entrevista el director Guillermo del Toro “En España me hacían la pregunta ¿qué mensaje cree que quiere mandar Hollywood a todo el mundo sobre la latinidad? Le decía, ¿Ustedes creen que existe un tipo en una sala oscura con un gato en la mano diciendo “Mandemos un mensaje a la latinidad”? ¡NO! Es una locura, una vorágine que nadie controla”. Podemos agregar a lo dicho por el buen gordo Del Toro: Incluso aunque quisiera alguien mandar un mensaje, no le saldría. Creer que Obama le dijo a puerta cerrada a Calderón que ya sea mandarían la infección a México, o crearían el engaño de la infección para enriquecer las cadenas farmacéuticas y reactivar la economía es confiar demasiado en lo gobernantes, aunque sea para planes maquiavélicos. Entones quiere decir que se puede controlar verdaderamente al sector salud, a los medios, estar en contacto orquestado con otros países, etc. Es realmente creer en los Estados Unidos y que alguien sabe reactivar la economía, aunque sea para su lado.


El delirio supone que realmente existe Otro del Otro. Que hay un orden supremo que finalmente si controla todo, que sí tiene un plan maestro y que nada se mueve si no es parte del plan. El problema de los mails es el mismo de todo Internet, hace light, chafa, le quita su sustancia básica a las cosas y lejos de ser conspiradores o revolucionarios con nuestras críticas los mails que “descubren” el complot son meras revoluciones sin revolución. Paranoicamente hablando, el Internet con todos sus mails con teorías de conspiración son el verdadero instrumento de los poderosos, es el buzón de quejas y sugerencias que fácilmente se descarta, que realmente no tiene efecto, pero que “respeta la libertad de expresión”. Los correos son una clase de protesta con cubre-bocas.

Considerar que todo el sistema de gobierno se puso de acuerdo para esta campaña de engaño o ataque es considerar que alguien en algún lugar sabe lo que hace. Cuando se recibe el correo electrónico con esas teorías de conspiración y se trasmite como virus somos tocados por la teoría de desconfianza y al mismo tiempo por una cierta idea de certeza, alguien tiene la culpa, los otros que nos controlan y nos quieren engañar. Por otro lado, esté el concepto de “cortina de humo”, una historia inventada para que no nos demos cuenta de lo que en realidad pasa, por ejemplo el desempleo, las narco-ejecuciones, narco-campañas, etc. Sin embargo, otra vez es ser demasiados optimistas en dos aspectos. Por un lado está el efecto de no parar de hablar de eso que se supone que no debemos hablar. Tomo de ejemplo a los hombres de negro. Para todo interesado en las teorías de conspiración sobre los OVNIS sabrá de la existencia de los hombres de negro, aparentemente una fracción del gobierno destinada a evitar que se sepa la verdad sobre los OVNIS por ejemplo el extraterrestre que tienen en el área 51. La falla en esta lógica reside en que el solo hecho de saber sobre los “hombres de negro” y el “área 51” muestra que deberían de correr a todos los que trabajan en esa agencia por incompetentes ya que ya se permeó la información “ultrasecreta”. Por otro lado hagamos a pregunta incomoda ¿realmente tienen que cubrir la información sobre los narcos, los políticos o el desempleo? No solo parece ser una cortina de humo poco densa desde el momento que vemos a través de ella, tanto que la reconocemos como cortina de humo sino que en otras ocasiones no está esa cortina y la sociedad civil, aparentemente los idiotas para los que hizo esta cortina, no hace nada como quiera. Ya hemos tenido la información y hemos hablado de nuestra inconformidad, ¿Eso ha traído algún cambio? Llegamos al punto triste de considerar que el sistema, más que ser maquiavélico ya que buscaría la forma más inteligente de embaucarnos (“Ah Holmes, es un digno rival”), es totalmente cínico al dejar quejarnos y no ocultando la información sabiendo que nada cambiará. Más aún, nosotros mismo lo creemos así. ¿Qué es peor, que haya otro maldito (El sistema, el gobierno, la empresa, los OVNIS) que nos observa todo el tiempo y nos quiere dañar, o que no haya nadie que si quiera nos mande una mirada? En un contexto parecido, imaginemos el caso muy regio de la chica “bien” que va a que le lean las cartas (“Yo no creo en esas cosas pero una amiga me recomendó”) y las madame le dice “Veo que hay alguien que te desea el mal porque te tiene envidia”, ¿Cuál es el peor escenario? ¿Qué haya alguien nos envidia y sus malas vibras nos hacen mal o que tengamos a nadie que nos envidie nada, que no tengamos nada que sea digno de la envidia de alguien si quiera para que nos mande malas vibras?

Atengámonos a las versiones oficiales y al problema se hace más difícil aunque menos glamoroso como lo es la conspiración. Las medidas extremas que tomó el D. F. y el Gobierno de Federal (¡¡¡Esa si es una señal del apocalipsis PRD y PAN actuando en conjunto!!!) se basan en dos puntos, el brote surge en México y su densa población y no se contaban con los protocolos médicos para rápidamente localizar a los infectados por el virus y aislarlos. La gente se esperaba para ir a consultar hasta tener síntomas graves y no fueron atendidos de forma inmediata. El grave problema que tenemos en manos como lo dijo públicamente uno de los asesores de Calderón el doctor Juan Ramón de la Fuente es que “En México tenemos un regazo en infraestructura médica y en investigación científica”. Pensar que es un complot es hacerles un favor y pasar por alto lo obvio, las medidas fueron buenas considerando el estado de nuestras instituciones médicas y el interés de nuestro sistema por la investigación.

Démosle otra vuelta. Digamos abiertamente que son discursos delirantes y a la Freud atengamos que en el delirio el Inconsciente está expuesto con todas sus letras, para atender así ese saber que la teoría de conspiración hace perceptible. Por un lado el secreto a voces de hace mucho tiempo sobre el control de las empresas farmacéuticas, solo que apoyado en toda una ideología del biopoder. Sin embargo eso permea muchos otros aspectos que el mero consumo de medicamentos, sino la ideología de la vida saludable desde la ecología hasta los alimentos nutritivos.


11 comentarios:

Adriana Meza dijo...

mmm como siempre me ha hecho reflexionar

Lic. Laura Emilia dijo...

Hola que tal Hector, me parece muy interesante tu reflexión, te copio unas de las cartas que he estado enviando a los medios en estos días anteriores. Saludos y seguimos en contacto!
1 Mayo 2009

INFLUENZA HUMANA, ¿ EL ENGAÑO DEL SIGLO?

He recibido correos electrónicos de diversa índole, algunos de médicos especialistas epidemiólogos tratando de explicar a sus familiares, colegas y amigos la gravedad de esta epidemia. Si nos mantenemos informados y sabemos a lo que nos estamos enfrentando como población, aún y que estemos temiendo ser infectados; sí tenemos claro y sabemos la naturaleza del “enemigo”, ayudaría a bajar el stress. Pensémoslo como en las películas, al protagonista lo andan persiguiendo, y si este sabe quien es el que lo persigue, es más fácil escapar de él, pero ¿qué pasa cuando cualquiera que camina por su lado, puede ser el atacante?; ahora bien si no sabe de donde le llegará el daño, es mayor la ansiedad no? A esto me refiero con conocer al “villano” de esta serie o película, que para nuestro pesar, es la vida real. Pero confío que como sociedad lograremos salir adelante y aprender de ésto.
Otros correos, eran desinformativos, para "enfermar y contagiar", lo cual explico a continuación. Muchas personas tienen una gran capacidad de análisis, siendo capaces de extraer la información importante, y cuestionarse de la fuente de información, o bien, dudar también y cuestionar las indicaciones del gobierno, se vale! ¿porqué no? Pero, ante todo siguen y obedecen las medidas de seguridad que se nos están dando en los medios de comunicación.
En los adolescentes, sabemos que se buscan ídolos, líderes, figuras a quienes seguir y tomar de ellos características, vestimenta, gustos, ideologías, pensamientos, etc., siendo un proceso normal de su desarrollo. ¿qué pasa cuando reciben y escuchan estas “hipótesis”?: todo lo de la influenza humana “es solo una mentira” , “¿dónde están los enfermos, porqué no los vemos, y los familiares?” “esto es un plan de México con otros países, para recibir ayuda económica” , etc.- entonces escuchamos que dicen los jóvenes, -ah!! entonces yo no me cuido, me salgo a donde me de la gana, jajajaja mira todos esos tontos como borregos con cubrebocas!- dejando de lado las medidas pertinentes de prevención.
Y en el mismo giro cibernético, antros envían información y no solo se limitan a comunicar a los jóvenes el cierre de sus instalaciones por disposición oficial, envían también lo que mencioné anteriormente como “enfermar” =desinformar. Es natural que traten de explicarse, como su mente les permita entender y acomodar esta crisis mundial de salud, pero no se vale confundir más a los jóvenes. Que tristeza de verdad que como sociedad, como encargados de establecimientos con giro de la diversión, no se pueda tener la seriedad y madurez pertinente, y peor aún que no traten de proteger a sus clientes, que son los que mantienen estos lugares.
Surge en la población esta idea de conspiración por parte del gobierno, sabemos que algunos políticos no se han destacado a lo largo de la historia de ser muy confiables, y tal vez se han ganado a pulso que se tenga duda de ellos. Habrá tiempo de criticar fuertemente al gobierno en caso de que ésto llegase a ser una estrategia … mientras tanto, en lo que a mí respecta, prefiero cuidarme. Además, la OMS es un organismo de respeto y reconocimiento a nivel mundial y difícilmente se prestaría a un engaño de esta magnitud, sería el engaño del siglo!, yo no lo creo así.
Y en el mismo rubro, que pena ver a un político jugando a las “manitas calientes”, sin cubrebocas, saludando de mano y retando a las medidas de seguridad, como si fuera un niño!, al que se le dice, qué es lo que debe hacer y que NO debe hacer, y como niño retador decide hacer precisamente lo prohibido, sin medir consecuencias de sus actos; ¿sí ellos no se quieren proteger, que no lo hagan pero que midan el impacto de sus actos en la población! ¿O tal vez lo hacía para estar ad´hoc con el día del niño?, y se le felicitara, caray!, como no se me ocurrió antes!! Pues a felicitarlo no?, le salió muy bien su actuación de niño malcriado! Que se pongan a trabajar como deben, y dejen de estar retando y rompiendo las reglas públicamente. Que prediquen con su ejemplo!
Es muy entendible el enojo y frustración que provoca el impacto en nuestra economía el cese de labores, sin embargo debemos de entender que no es un castigo o imposición solo porque les dio la gana, es por nuestra salud. Lo más valioso es nuestra vida y nuestra salud, si hacemos caso será más pronto que se pueda detener la propagación de este virus y podremos volver a nuestras actividades laborales con normalidad.

Lic. Laura Emilia Martínez.
Psicóloga Psicoanalista
81 11 77 83 20


29 abril 2009
UN LLAMADO AL COMPROMISO MORAL DE LOS LÍDERES SOCIALES ANTE LA EPIDEMIA DE INFLUENZA HUMANA.

La OMS ya subió la alerta a nivel 5 de 6 que son, es preocupante. El virus de la Influenza se sigue propagando y nuestra cultura ante este tipo de problemática no ha sido la más optima. Lo más peligroso de ésto es que personas que están en los medios, tienen el compromiso ante la sociedad de dar información veraz. Se tiene un micrófono, para informar, no para desinformar y causar confusión y/o caos por este cruce de información.
Algunos no están fungiendo su rol, tal vez por ignorancia, o no creen en esta epidemia (ya casi pandemia), he escuchado comentarios en radio y en televisión diciendo que esto no es cierto, que se esta exagerando, que no tenemos que cubrirnos el rostro, que es una estrategia política, que nos quieren tener encerrados para que no nos demos cuenta de lo que esta sucediendo. Podrán creer lo que ellos quieran, pero no se vale que confundan más a la sociedad. Muchas personas admiran a los comunicólogos y hacen caso de lo que dicen como figuras o voces públicas, es por esto que hago un llamado a la seriedad, y pues como se dice comúnmente “si no ayudas, mejor no estorbes” si no se cree en este virus de la Influenza Humana, abstenerse a desinformar a la población, que si bien el uso de cubrebocas no nos va a vacunar, ni a curar, si puede protegernos en algo ante este virus.
Ayer en televisión estaban haciendo mofa de que personas que en este momento están encargados de informarnos del status de la epidemia, como el secretario de salud y algunos otros, no están usando el cubrebocas. A ésto también me refiero al decir figuras públicas si son ellos los que nos están dando la información que tomen en serio su puesto como servidores públicos que son y no confundan más a la población ya que con su boca están diciendo una cosa y con su actuar otra, ¿qué ésto no suena a padres de niños malcriados? y luego se quejan de que los hijos (aquí podría aplicar la población) no hagan caso, si dan estos mensajes contradictorios!
Acto siguiente lo escuchamos: ¿Ves?, ellos no usan el cubrebocas porque es estrategia de ellos, es cosa de gobierno y ellos saben que no va a pasar nada, ante esto agregaría que, ante las crisis cada quien reacciona según los mecanismos de defensa psicológicos que tienen, si ellos creen que a ellos nos les va a suceder, es cuestión de ellos, cada quién muestra de lo que cree que esta hecho. Esto ocasiona un circulo vicioso ya que de esto se desencadena pensamientos de tipo paranoide como algunos que antes menciono.
Después de todo es sano, que nuestra mente trate de encontrar explicaciones más lógicas a esta crisis epidemiológica que estamos enfrentando, ya que esto sale de lo “normal” a lo que hemos estado acostumbrados, y como proceso mentales defensivos tratamos de negar que ésto esta sucediendo, o bien pensar que somos invencibles y que esto no nos puede suceder. Es importante que podamos hacer caso a las medidas de seguridad que se nos estan dando, y no creer que a nosotros no nos va a pasar. Los superhéroes son creados por nosotros los humanos, no existen en realidad.
En muchas empresas no se esta haciendo caso de estas estrategias de seguridad que se estan dando. A nivel empresarial como directivos, como cabeza de la empresa, es sano hablar de este tema con los empleados, no podemos ser como los avestruces, esconder la cabeza bajo la tierra y como por arte de magia pretender que no pasa nada, si no es posible proporcionar a cada empleado los cubrebocas, hablar con los empleados para que los usen, esto a su vez traerá beneficios para la empresa ya que así asegurara la asistencia y prevendrá obviamente a la propagación. Si bien, es cierto, sabemos que este es un pretexto excelente para muchos empleados para el ausentismo, siendo preferible que sea checado por un médico y no que una vida o muchas estén en juego por incrédulos, ya habrá otros momentos para revisar esto.
Por otro lado un aplauso para algunos comunicadores y directivos que están pregonando con su ejemplo, portan su cubrebocas y siguen las medidas de seguridad. Y como población debemos de seguir informándonos de los avances de este epidemia, y no es la idea que esto nos alarme de forma que todo circule en relación a esto, si estamos en casa podemos aprovechar de estos días, que tanto ansiamos en otros momentos para poder estar en familia conviviendo con juegos de mesa, viendo televisión, leyendo un buen libro, nos podremos maravillar de tantas cosas que se nos pueden ocurrir, por que no solo se reacciona de manera “negativa”, stress, angustia, etc., también podemos sacar lo mejor de nosotros en momentos de crisis. Y los que seguimos trabajando tendremos que seguir haciendo caso a las medidas de prevención. A cuidarnos, no nos queda de otra!

Lic. Laura Emilia Martínez.
Psicóloga Psicoanalista
81 11 77 83 20

Lino dijo...

ESs como el "ateo" que en secreto espera a que dios le demuestre que existe. Esperamos que "nuestros" politicos esten haciendo algo inteligente por fin, el problema es que todo termina por ser una (des)ilucion termina por ser una campaña de prevencion,, solo informacion , informacion, y mas informacion, vaya solo chismes de farandula, si algo hemos aprendido en las ultimas decadas es a quejarnos en voz baja,, quejarnos entre nosostros,, por eso tantos mails que nadie sabe de quien son,, por que son de todos y de nadie, y solo dan de que comentar,,, "ya viste el mail donde dicen que...." a si a la amiga de una prima de mi novia le paso eso, y todo queda en una incognita.
Si hay algo que debemos no preocuparnos, sino ocuparnos es de de como debemos manejar esto, la salud.
Una cosa mas si se tratara de estabilizar la economia,¿no se estan perdiendo millones al cerrar centros comerciales y demas lugares de consumo?, ¿no nos esta dando esta cuarentena, tiempo de respiro, de la "esclavittud del consumo"?

Hector Mendoza dijo...

Estimada Adriana, como siempre me con sus comentarios nos permite sguir escribiendo. Saludos

Hector Mendoza dijo...

Mi querida Laura!!! te agradezco los comentarios y me gustaron tus escritos (a manera de carta que llega a su destino) sobre todo en la relación entre la comunicación, el discurso político y el psicoanálisis. Si te interesa yo estoy puesto para armar juntos una charla o algo para hablar de estas cosas. Saludos y te mando un abrazo

Hector Mendoza dijo...

Estimado Lino: su comentario me hizo pensar en una frase estilo coca-cola "toma lo bueno". Ahora que es tiempo de pensar en "lo que la infuenza nos dejó..." es el darnos cuenta de que no necesitamos estar tan acelerados y conglomerados en las ciudades sobre todo lo veo en esto que no son vacaiones sino contención forzada. Gracias por su comentario y participación.

José Vieyra dijo...

Al final parece que es bastante iluso o inocente pensar que existe un orden supremo que controle todo, o el Otro del Otro, como escribes, pero la pregunta aún así se mantendría, pues entonces si no es una creación intencional, la siguiente respuesta es que es cierto lo que se habla oficialmente, ¿o entonces todo opera sin sentido?, ¿pura ideología?
actuamos sin saber porqué lo hacemos, pero aún así lo hacemos, ¿todos?

Saludos

Hector Mendoza dijo...

Estimado José: ¿es tan dificil pensar que estamos mediados por la ideología? Por eso la propuesta del psicoanálisis no es desahacernos de esa ideología sino generar las posibilidades dejugar desde dentro del sistema, en el momento de reconocer la ideología que me constituye, me permite llevarla a nuevas consecuencias. Por ejemplo, advertir que la forma como respondo al fenómeno de la gripe mexicana (perdín A H1N1) es desde mi forma de ser mexicano permite que realice una acción de nuevas formas de ser mexicano. Gracias por sus comentarios cuestionadores y provocativos.

Anónimo dijo...

Hola Héctor:

He estado leyendo información que gira en torno a este virus. Felicito las aportaciones que cada persona ha hecho a tú blog por que de esa manera nos permite reflexionar ante un fenómeno social para el cual México no está preparado. Mi comentario lo describo como simple, pues no es un cuestionamiento que involucre una exhaustiva investigación científica amparada por las ciencias humanas. Se trata de algo de sentido común, reglas de urbanidad y hábitos de higiene que la mayoría de la población mexicana de cualquier estrato social y academico no esta acostumbrado a llevar a cabo.
Bien, trabajo en un Colegio donde la población es de estudiantes de preescolar a bachillerato de un nivel socio económico medio-alto. Hoy recibimos un manual informativo cuyo titulo es "¿Qué hacer para reanudar las clases sin riesgo?, Manual para directivos escolares con orientaciones sanitarias para superar la contingencia por influenza".

http://basica.sep.gob.mx/seb2008/web/pdf/orientaciones_influenza_bajaok.pdf

En este manual se señalan entre otras las siguientes medidas:

“Asegurarse de que el día de regreso a la escuela los estudiantes se presenten aseados y con las uñas cortas y limpias”.

Lo cual me parece una medida excelente que debería llevarse a cabo todos los días haya o no brotes de influenza, y sin embargo me atrevo a decir que en muchos hogares los padres no prestan atención a este punto. Se observa un gran descuido y negligencia por parte de estos, quienes a juzgar por el aspecto de estos chicos no se encargan de asear seguido.

Entre otras cosas y en orden diferente de aparición destaco las medidas de higiene en las cuales el sector salud ha puesto un mayor interés desde el momento del regreso a clases (11 de mayo) a los posteriores meses a este brote de influenza.

1. Garantizar la disponibilidad de agua, jabón, toallas de papel y depósitos de basura protegidos con una bolsa de plástico.
2. Enseñar las técnicas adecuadas para lavar las manos, toser y estornudar. Verificar su aplicación en los momentos y con la frecuencia que resulten más pertinentes.
3. Ventilar y permitir la entrada del sol a los salones y espacios cerrados, de manera permanente, evitando corrientes de aire.
6. Organizar la jornada escolar incluyendo actividades para que los estudiantes desarrollen, durante su estancia en la escuela, prácticas de higiene personales y de las instalaciones como:
a) Lavarse las manos con agua y jabón:
- Al llegar a la escuela y cuando cambie de salón de clase
- Al salir y entrar de la hora de recreo
- Antes y después de consumir sus alimentos
- Antes y después de ir al baño
- Al salir de la escuela
a) Asegurar que las áreas se encuentren limpias y libres de focos de infección y que la basura o cubrebocas sucios estén colocados en depósitos de basura protegidos con bolsas de plástico.
No escupir en el suelo.

Bien, sea el gobierno estatal, federal o los padres de familia… cada escuela sea publica o privada ¿no debería pues contar siempre con estos recursos? (punto 1) Y una vez mas nos encontramos con una carencia, al menos Héctor en San Luís Potosí, hay ocasiones en que ni siquiera agua hay.
Por otra parte nos encontramos con papeles sanitarios desbordados de los botes de basura. Simplemente observa los baños de la facultad de psicología y no estamos hablando de niños preescolares, estamos hablando de adultos universitarios que pretenden ejercer una carrera que constantemente cuestiona el comportamiento humano.
Todas estas señalaciones nos las recomiendan como preventivas, pero no crees que ya las deberíamos tener interiorizadas desde la infancia. Nos recomiendan también la no asistencia al trabajo y a clases si se presenta uno de los siguientes síntomas:
Fiebre.
Dolor de cabeza.
Dolor muscular y/o de articulaciones.
Tos y/o estornudo.
Congestión nasal y/o catarro.
Mi pregunta es, cuando haya pasado todo este alboroto de la influenza y un trabajador o un alumno, no asista a clases o al trabajo argumentando una congestión nasal, ¿será bien recibido al día siguiente? Nuevamente cuando haya pasado todo este alboroto y sintamos dolor de cabeza ¿resistiremos la tentación de no automedicarnos?
Te comento que hace apenas dos meses hubo un brote de varicela en el colegio que contagió a 10 niños, ya que un par de mamás aun sabiendo de la enfermedad de sus hijos decidieron llevarlos. Por otra parte en invierno hay salones enteros con resfriado común, debido a la misma situación.
A todo esto Héctor mi opinión va dirigida al hecho de no alarmarnos más de la cuenta ante este virus, o ante este supuesto gobierno confabulador de engaños. Es cierto que hay cosas que escapan a nuestro control (falta de agua, falta de recursos, falta de vacunas, un virus mutante) pero hay cosas que podemos controlar y esto es el pleno desarrollo de buenos hábitos de higiene, la no automedicación y el aprecio por nuestro entorno y nuestra propia vida.
Es triste que haya tenido que pasar esto de la influenza para que fumiguen y desinfecten el Colegio en el cual trabajo. Es triste que se empiecen a realizar brigadas de salud para controlar el abasto de jabón, toallitas, suficiente agua, insistir en el lavado de manos etc. Que de otra manera no se hubieran realizado.
¿Qué va a suceder cuando haya pasado el temor al contagio? Volveremos a lo mismo. Niños que estornudan sin cubrirse la boca, mamás q siguen llevando a sus hijos con fiebre a la escuela. Si no hay agua o jabón en los baños no nos desinfectaremos las manos y aun así saludaremos gente a nuestro paso. Chicos que escupen (guac).
Este como lo comentaba, es un fenómeno social para el cual México no esta preparado por las variables socio-culturales, políticas que están involucradas. Pero volvamos al tan trillado “empezar el cambio por nosotros mismos” y no por temor al AH1N1, si no al temor a cualquier contagio y al respeto por nuestra persona y los demás.

PD. O me hablas de tú o te hablo de usted.

Diana Minerva

José Vieyra dijo...

Bueno Hector, estoy de acuerdo contigo acerca de que estamos mediados por la ideología, en uno o en otro aspecto.

Lo que quise decir es que me parece que plantear que la influenza es "pura" ideología me pareció corto, es decir, entiendo que apuntas hacia el conducirse particular de cada mexicano, por ejemplo el ponerse o no cubrebocas, pero al comentar por ejemplo lo de Guillermo del Toro, me parece que haces una comparación en cuanto a que no se plantea ni siquiera qué se quiere transmitir, una vez más entiendo que lo importante es cómo lo recibimos, pero quizá también puede ser que alguien sí se planteé querer algo en específico con este acontecimiento, lo que supondría (no un orden supremo, ya sea Dios o Naturaleza, o mentes siniestras) sino al menos alguien que pueda querer jugar con la ideología, lo que lo dejaría al menos fuera de "esta" particular ideología... no sé si me explico.

Por supuesto, creo que de lo que se quiera "comunicar" a lo que se "comunica" es otro cantar...

!Saludos y Gracias por responder!

Hector Mendoza dijo...

Estimado Anónimo: concuerdo con usted en que lo que nos deja esta crisis es el darnos cuenta de nuestro síntoma nacional y saber qué se puede hacer para cambiar. Saludos y gracias por su comentario.